Comunicado: Ante los recientes hechos de violencia en El Salvador

El domingo 31 de enero de 2021, hubo dos acontecimientos que nos mueven a expresar públicamente nuestra preocupación. El primero, ocurrido en Ilopango, en horas de la madrugada cuando una ambulancia de Médicos sin Fronteras, transportando personal médico que realizaba labores humanitarias, fue atacada produciendo lesiones a dicho personal; el segundo, en San Salvador, en horas de la tarde un vehículo tipo pick up que transportaba personas con distintivos visibles de un partido político que recientemente habían participado en un evento electoral, fueron cobardemente acribillados, producto de ello dos personas fallecieron y otras tres resultaron con lesiones. Al parecer, dos de los hechores en este segundo caso, son miembros de la unidad de Protección a Personalidades Importantes -PPI- de la Policía Nacional Civil -PNC-, de quienes se dice son
parte de la seguridad del Ministro de Salud Pública.

Como FESPAD condenamos ambas expresiones materiales de violencia, las que consideramos son el resultado de la atmósfera confrontativa, de poca tolerancia, de odio e impunidad; alimentada desde la oficialidad, lo cual quedó patentizado, una vez más, con la reacción inmediata vía Twitter del presidente de la República, donde publicó un lamentable comentario, irrespetuoso de las víctimas, de ayer y de ahora; parecería que él aún no ha tomado conciencia de las responsabilidades de la investidura de su cargo.

FESPAD se solidariza con Médicos sin Fronteras y su personal; con las dos víctimas mortales y tres lesionadas; sus familiares y correligionarios del partido FMLN.

Reconocemos la oportuna y diligente intervención de la Fiscalía General de la República y miembros de la PNC, quienes en muy breve tiempo capturaron a los supuestos hechores materiales. Estas dos instituciones son clave para proseguir de manera independiente con las investigaciones para determinar cualquier responsabilidad material y/o intelectual y deducir responsabilidades penales.

Este acontecimiento, ineludiblemente nos hace retroceder a la década de 1970, cuando la intolerancia política y social trajo consigo innumerables violaciones a los derechos humanos, temor y terror generalizados. Lo cual paralizó el ejercicio del núcleo de las libertades. ¿Eso se busca nuevamente? ¡Con toda seguridad que este pueblo, no lo permitirá!

Como FESPAD no estamos ni siquiera insinuando alguna responsabilidad a ningún funcionario del gobierno en estos hechos, pero sí hacemos un vehemente llamado al presidente de la República, a sus funcionarios, para que depongan su actitud revanchista que incita al odio, a la poca tolerancia y al irrespeto de la Constitución, las leyes y a la institucionalidad. Actitudes exacerbadas en el actual contexto electoral. Sin duda que, del segundo acontecimiento, del que aún no se sabe quiénes son sus autores materiales e intelectuales, tiene como causa esa carga de odio e intolerancia que desde hace unos meses se viene incubando en nuestro pueblo.

El Salvador necesita construir paz social, a la cual contribuye la ayuda humanitaria que realizan actores como Médicos sin Fronteras y otras organizaciones. El presidente y su Gobierno tienen una alta responsabilidad en ese proceso y en las condiciones de seguridad en que debe desarrollarse esta labor.

Instamos a la población en general y a la comunidad internacional, a estar vigilantes para que en El Salvador no ocurran otra vez actos de terrorismo de Estado que transgredan los Derechos Humanos de todas las personas salvadoreñas. Que no se olvide que el goce y disfrute del núcleo de libertades que ahora tenemos, el fortalecimiento de las instituciones del Estado que encontró este gobierno, así como el incipiente proceso democrático, son el fruto de los Acuerdos de Paz.

San Salvador, 1 de febrero de 2021


Puede leer descargar el comunicado aquí: https://bit.ly/2L9ssRD

Comunicaciones

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *