COMUNICADO: en el marco del Día Mundial del Agua y emergencia por COVID-19


Hace unos meses el planeta entero se sumergió en un ambiente de expectativa al conocer que en China un nuevo virus estaba golpeando fuertemente a su población y había empezado a cobrar cientos de vidas, este virus, el COVID – 19, rápidamente se esparció hacia Europa, y en las últimas semanas a la región latinoamericana.

El Salvador el día de ayer confirmó el primer caso de este virus, noticia que expone en una situación alarmante para la población salvadoreña y que, a pesar que se han adoptado medidas para evitar el contagio masivo, se ha visibilizado otras deficiencias en la administración estatal y, por otro lado, se ha visto un tratamiento malicioso de la situación, por ejemplo, hubiera sido una buena medida haber intervenido la carretera hacia Metapán (municipio donde se detectó el caso) inmediatamente la Presidencia obtuvo los resultados de los exámenes y no hasta después de haberlo hecho público, esto se presta especular que, pese a que se tiene información delicada e importante, esta no se hace circular inmediatamente de forma intencionada.

Entre las medidas emitidas ante la emergencia de salud, está la prohibición de aglomeraciones de más de 50 personas, medida que como Alianza tomamos a bien acatar, pues queremos dar a conocer a la población salvadoreña que esta Alianza tenía programada una fuerte movilización para este día jueves 19 de marzo, en el marco del día mundial del agua, acción con la que buscábamos exigir la aprobación de la propuesta ciudadana de Ley general de agua presentada por este espacio y otros actores del movimiento social e iglesias, el pasado 6 de febrero, y hemos considerado que es necesario acatar medidas que permitan prevenir el contagio de la enfermedad por lo que decidimos suspender temporalmente la movilización.

Esta emergencia, la nula planificación de abordaje y, hasta cierto punto, la malicia que ha demostrado el Ejecutivo para abordarla, nos permite reflexionar sobre la medida principal girada por la Organización Mundial para la Salud para palear el contagio de este virus, la cual es el lavado de manos. Y es que El Salvador no cuenta con las garantías para hacer efectiva esta medida, pues la crisis del agua en el Área Metropolitana de San Salvador es persistente, tanto por la mala calidad del agua o por la indisponibilidad del servicio que ofrece ANDA, situación que es también sensible en el área rural y demás zonas del país donde el acceso al agua es extremadamente difícil.

CONSIDERAMOS que el abordaje de la emergencia sería integral y exitoso si fondos como las partidas presupuestarias de publicidad presentes en varias instancias del Órgano Ejecutivo y en las Fuerzas Armadas pudieran ser orientados a la realización de acciones que garanticen un servicio de aguas en cantidad y calidad que permita realizar el lavado de mano requerido para evitar el contagio del virus, pero además el disfrute del derecho humano al agua y a una vida digna de la población salvadoreña.

EXPONEMOS la necesidad de contar con una ley que garantice el acceso justo al agua.

EXHORTAMOS al Órgano Ejecutivo a que planifique y aborde de fondo la emergencia nacional, sobre todo a no emitir discursos de miedo y que esta situación no sea excusa para aplicar medidas de ajuste económico que afecte al pueblo salvadoreño en un futuro y que esta sea una oportunidad para distribuir de forma justa el bien hídrico y deje de ser concentrada indiscriminadamente por grupos privilegiados; exhortamos también a la Asamblea Legislativa a generar una normativa que regule el bien hídrico con base a los principios desarrollados en la propuesta ciudadana

Finalmente, LLAMAMOS a la población salvadoreña a guardar la calma, acatar las indicaciones preventivas en la medida de lo posible y no olvidar que es necesario y vital contar con una Ley de Aguas que permita su acceso, el reconocimiento de esta como un derecho humano y que cuente con una gestión pública y participativa, de igual forma, promovemos a que la ciudadanía denuncie la falta de agua en sus comunidades o colonias, para poder hacer frente a la amenaza de contagio del COVID – 19 .

GUARDEMOS LA CALMA, TOMEMOS LAS PRECAUCIONES NECESARIAS Y POSIBLES Y NO OLVIDEMOS LA IMPORTANCIA DE UNA LEY DE AGUAS JUSTA Y DE GESTIÓN PÚBLICA Y PARTICIPATIVA.

 

San Salvador, 19 de marzo de 2020


Puede descargar el documento aquí:  https://cutt.ly/gtzlcQe

 

Comunicaciones

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *