COMUNICADO: Realidad de las familias en tiempos de cuarentena

Plataforma Nacional por el Hábitat

Ante este acontecimiento histórico, La Plataforma Nacional por el Hábitat, comparte el ideal de Monseñor Romero y recuerda su legado con los más pobres y es vigilante de la realidad que vive El Salvador sobre la evolución del coronavirus (COVID-19) y manifiesta su solidaridad con las personas y comunidades que acompañan para fortalecer el trabajo organizativo, las acciones de incidencia para tener acceso a una vivienda, agua, tierra y un hábitat adecuado en la zona central, paracentral y occidental de país.

El Salvador, ha sido uno de los primeros países en América Latina en tomar medidas drásticas consideradas respuestas inmediatas para salvaguardar la vida de las familias empobrecidas contra la propagación del coronavirus; esta pandemia registra más de 247,000 casos a nivel mundial desde que se detectó el brote en diciembre de 2019; ahora el país registra 5 casos positivos.

Esta realidad, ha llevado al Órgano Ejecutivo a tomar la medida de “cuarentena domiciliar”, que obliga a la mayoría de la población a resguardase en sus lugares de residencia. Frente a ello, mostramos una profunda preocupación por aquellas personas que no cuentan con una vivienda y para las 1.3 millones de familias que habitan en viviendas inadecuadas y que no tienen seguridad, confort físico, tranquilidad emocional y que además buscan el sustento día a día.

De la misma manera, el no acceso al agua potable los pone en una posición vulnerable ya que según la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples 2018, solamente el 88.9 % los hogares a nivel nacional tienen acceso al agua, mientras que en la zona rural la situación se agrava ya que solo el 77.1% lo tiene. Este ambiente se profundiza aún más cuando entre las familias salvadoreñas viven 36,208 personas con VIH y 2,380 pacientes con insuficiencia renal crónica (ERC), la cual ha causado la muerte de 9,908 salvadoreños en la última década (MINSAL, 2019) y que nunca se ha decretado emergencia nacional y en esta crisis se sigue invisibilizando y sin acceso o tomando agua contaminada y viviendo en aglomeración.

Por todo lo anterior, y en el marco de los 40 años del martirio de Monseñor Romero que se conmemora el 24 de marzo, la Plataforma Nacional por el Hábitat expresa lo siguiente:

  1. Que la vulnerabilidad de contagio en las familias que habitan en viviendas precarias es mayor debido al hacinamiento que existe, por ello se exige que se formule un proyecto  de Ley Especial de Vivienda adecuada y hábitat que garantice y reivindique los derechos de las familias empobrecidas del país.
  2. Al Ministerio de Vivienda, que proteja en este momento de crisis la estabilidad de las familias, evitando los desalojos forzados, facilitar el acceso a la tierra y vivienda y se derogue el Decreto Legislativo N° 23, emitido en el año 2009 y que permita a las familias vivir con una autoestima equilibrada, una protección real de sus derechos humanos y de esta manera pueda enfrentar cualquier crisis o problemática.
  3. Restringir la explotación y uso del agua que hacen empresas nacionales y transnacionales y se oriente al consumo humano, principalmente para las familias más pobres de las comunidades rurales y urbanas que enfrentan la pandemia en un estado crítico.
  4. Regular las actividades de los sectores económicos que se dedican a destruir el medio ambiente, las cuales afectan a las comunidades más vulnerables que dependen de estos ecosistemas para poder sobrevivir y más después de la crisis del COVID-19, donde todos querrán tener estímulo económico desarrollando grandes proyectos de infraestructuras los cuales generarán más contaminación sin importar la violación a los derechos humanos de las familias campesinas.

San Salvador 24 de marzo de 2020


Puede descargar el comunicado aquí: https://cutt.ly/wtnN7kN

Comunicaciones

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *