El Salvador: un paso importante hacia el derecho humano al agua

Entrevista realizada por Michael Krämer, el 23 de octubre, para INKOTA.

 


 

Solo el 60 por ciento de la población de El Salvador tiene acceso a agua potable. Ahora, una gran mayoría de los miembros del Parlamento salvadoreño votó en una primera votación una enmienda a la constitución que establece el derecho al agua como un derecho fundamental. INKOTA lleva mucho tiempo apoyando a organizaciones de la sociedad civil en El Salvador que luchan por un suministro público y sin fines de lucro de agua. Una de estas organizaciones es la organización de derechos humanos FESPAD. Hablamos con su director Saúl Baños sobre la reforma, su valoración por parte de la sociedad civil salvadoreña y los peligros existentes en la lucha por una política hídrica sostenible.

  • El 15 de octubre, el parlamento de El Salvador decidió incluir el derecho humano al agua en la constitución. ¿Qué pasó exactamente?
    77 de los 84 diputados han decidido reformar los artículos 2 y 69 de la constitución. En el artículo 2 se añadió en general que toda persona tiene derecho al agua. Luego, el artículo 69 dice con más precisión: “El estado está obligado a implementar una política que asegure que todos los residentes tengan agua saludable, suficiente, accesible y asequible y que las fuentes de agua se utilicen y conserven. El agua es un bien público «.
    En El Salvador, sin embargo, una reforma constitucional solo será válida si primero se aprueba, lo que ya sucedió, con una mayoría de dos tercios y luego se ratifica con mayoría absoluta en el siguiente período legislativo.
    El punto ahora es que el próximo parlamento, que será elegido en 2021, debe confirmar la reforma en el 2024. El Parlamento decidió incluir el derecho humano al agua en dos ocasiones, en 2012 y 2015, pero esta reforma no fue ratificada en ambas ocasiones. Esperamos que en este tercer intento los parlamentarios se orienten ahora hacia los intereses del pueblo salvadoreño.

 

  • INKOTA apoya a FESPAD y otras dos organizaciones en El Salvador en un programa que tiene como objetivo implementar este derecho humano al agua. ¿Qué piensa el equipo del proyecto sobre esta reforma constitucional?
    Un objetivo central del programa es la legislación que reconoce el derecho humano al agua y contribuye a su realización. Hemos realizado diversas actividades con este fin, incluso como parte del programa que se viene ejecutando desde 2019. Esta reforma está completamente en línea con los objetivos del programa y es un éxito importante para nosotros, para el programa y para todas las demás organizaciones que están comprometidas con la legislación del agua sostenible en El Salvador.

 

  • ¿Están completamente satisfechos?
    La reforma es buena e importante. Sin embargo, podría haber sido de mayor alcance. Los siguientes puntos faltan en la reforma:
    1. ¿Quién será el responsable de la gestión del agua en el futuro: el sector público o las empresas privadas?
    2. La estipulación de que el agua no tiene fines de lucro y que no se pueden hacer negocios con ella.
    3. Que las leyes en el área del agua no pueden ser socavadas por otras leyes, y
    4. Que todas las leyes que tengan que ver con el tema del agua deben aprobarse con la participación de la población.

Ante estas debilidades, ahora debe haber una movilización para que todos estos puntos queden consagrados en una ley de aguas que especifique los puntos de la reforma constitucional.
Independientemente de algunas debilidades, la reforma es un gran éxito para todos aquellos que llevan años luchando por el derecho humano al agua en El Salvador. Y nos da la oportunidad de emprender acciones legales y de entablar demandas constitucionales si, por ejemplo, se intenta privatizar el agua a través de la ley.

  • ¿Cuáles son los principales peligros para una política hídrica sostenible en El Salvador?
    La ratificación de la reforma depende del Parlamento, que será elegido el 28 de febrero de 2021. La cuestión es que se elijan diputados, como sea posible, que apoyen el derecho humano al agua. En el peor de los casos, se podría volver a 2012 y 2015 cuando la reforma no fue ratificada.
    El actual gobierno no se ha pronunciado a favor del derecho humano al agua, pero las encuestas ven un fuerte apoyo al partido de gobierno Nuevas Ideas. Y luego están otros actores, especialmente del sector empresarial, que quieren impedir la legislación a favor del derecho humano al agua. Algunos partidos y sus parlamentarios se alinean con los intereses de estos sectores.

También puede leer la publicación original en: https://www.inkota.de/aktuell/news/vom/27/okt/2020/el-salvador-wichtiger-schritt-zum-menschenrecht-auf-wasser/
Comunicaciones

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *