Combate a la violencia de género

Condena contra ex asesor de Asamblea Legislativa

El pasado jueves 23 de mayo inició el desarrollo de la vista pública contra el ex asesor de la Asamblea Legislativa, Luis Edgardo Arévalo Villatoro, acusado por los delitos de lesiones graves agravadas y amenazas en contra de su ex compañera de vida. La vista pública, que se desarrolló bajo la competencia material y funcional del Tribunal por Jurado, se prosiguió el viernes 24 y desde ese día se prolongó de manera ininterrumpida hasta la mañana del sábado 25 del mismo mes. Al finalizar las intervenciones en la Audiencia, a las seis de la mañana del sábado, el jurado se reunió para deliberar y luego de dos horas y media, dieron lectura al acta en donde se establecía la culpabilidad de Arévalo Villatoro por cuatro votos a favor y uno en contra.

El jurado, sin embargo, dejó en manos del juez la imposición de la pena para el asesor legislativo y aclaró que por el delito de amenazas decidieron absolverlo de cargos.

El juez por su parte, se tomó cerca de dos horas para determinar que Arévalo debe pagar su condena con seis años de prisión en el Centro Penal de Metapán, y quedó pendiente determinar la cantidad que deberá pagar a la víctima en concepto de responsabilidad civil.

El proceso penal, que inició a finales de julio de 2012, fue acompañado por FESPAD, nombrando como apoderado especial al abogado Omar Flores, quien junto a abogadas de CEMUJER y de la Fiscalía General de la República, representaron a la víctima en el ejercicio de sus derechos y facultades durante el proceso.

Este caso y su resolución, viene a sentar un precedente en cuanto a los casos por violencia de género que se han procesado judicialmente, ya que muy pocos han llegado a vista pública, y menos aún los victimarios han sido condenados. Es de reconocer que este caso dio estos resultados, sobre todo, por la determinación de la víctima de romper con el círculo de violencia en que se encontraba; además, por la diligencia con que la representación fiscal mostró en el caso.

Fespad

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *