El Salario constituye una forma de distribución de la riqueza

El pasado 28 de enero, en ocasión de discutirse a la propuesta de aumento al salario mínimo presentada por FESPAD al Consejo Nacional del Salario Mínimo, Omar Flores fue invitado al programa televisivo Opiniones, que transmite Gentevé Canal 29, en horario de 7 a 8 de la noche. El programa contó también con la participación de Danilo Pérez, director ejecutivo del Centro para la Defensa del Consumidor; y Alfonzo Goitia, economista, presidente del COLPROCE.

En la entrevista se plantaron una serie de considerandos en el marco de la revisión del salario mínimo que realiza el Consejo Nacional del Salario Mínimo. La economía salvadoreña cerró el 2015 con un crecimiento del 2.5%, superando el crecimiento registrado en los últimos años; no obstante, dicho crecimiento no se traduce en la satisfacción de los DESC de la ciudadanía. Diversos mecanismos para generar una distribución equitativa de la riqueza generada en el país no son implementados, como la puesta en marcha de una reforma tributaria progresiva o el aumento de la capacidad adquisitiva de las personas mediante la revisión salarial en el sector privado.

El aumento de la producción del país y la desigual distribución de la riqueza generan condiciones para que importantes sectores de la ciudadanía vean insatisfechos sus derechos humanos. De acuerdo al Informe sobre Desarrollo Humano 2015, Publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) El Salvador posee un índice de desarrollo humano medio, con un valor de 0,666 , lo que lo ubica en la posición 116, por debajo de la media de los 188 países evaluados por dicha entidad. Respecto a la evaluación del IDH realizada por el PNUD para el 2014, El Salvador desmejoró en su desarrollo humano y perdió una posición respecto al resto de países evaluados.

A pesar de que la economía está mostrando crecimiento económico, esto no contribuye al desarrollo social y permite la concentración de riquezas en pocas personas, aumenta la brecha de desigualdad y genera insatisfacción de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ciudadanía.

El gobierno ha propuesto un aumento al salario mínimo en el sector privado de $300 para la zona urbana y $250 para la zona rural, contrapuesto a la propuesta de la empresa privada que propone un aumento al salario de 9 % de forma escalonada para los próximos tres años. En el proceso de discusión que abrió el Consejo Nacional del Salario Mínimo por primera vez se permitió que organizaciones de la sociedad civil presentaran sus propuestas, entre ellas FESPAD, las cuales se aproximan en mayor medida a la propuesta hecha por el Órgano Ejecutivo.

FESPAD ha presentado una solicitud para que los debates dentro del Consejo Nacional del Salario Mínimo sean públicos; no obstante, a la fecha no ha recibido notificación formal al respecto, transgrediendo con ello el Art. 18 de la Constitución que contiene el derecho de petición y respuesta. De manera púlica se ha sabido que los representantes de la ANEP y el sector laboral representado en el Consejo se opusieron a que las audiencias fueran públicas, no así el Órgano Ejecutivo.

Fespad

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *