Presentan quinto informe de derechos humanos en Centroamérica

Para el Equipo, no hay avances en el respeto de los derechos humanos

El pasado 12 de agosto, en un hotel capitalino, el Equipo Regional de Monitoreo y Análisis de Derechos Humanos en Centroamérica, por quinto año consecutivo, presentó su Informe sobre Derechos Humanos y Conflictividad en Centroamérica, correspondiente a los años 2009-2010.

Para el Equipo Regional, es importante destacar el caso particular de Honduras, país en el que se han violentado las garantías constitucionales y los derechos humanos, producto del golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya. Se reinstauraron viejas prácticas de la Doctrina de Seguridad Nacional, las cuales estaban destinadas a mantener el régimen de facto por medio de la represión e intimidación militar-policial, con graves consecuencias en las libertades civiles y la vida humana.

Otro dato que refleja el informe, es la conflictividad de carácter socio-ambiental en la región centroamericana, especialmente la lucha en contra de la minería metálica. Esta actividad ha cobrado importancia en la región, debido a dos razones: la primera, la riqueza natural de la que gozan los países, y la segunda, las facilidades ofrecidas a las empresas, una vez aprobado el DR-CAFTA.

En el desarrollo del evento, Salvador Menéndez Leal, Procurador Adjunto para la Defensa de los Derechos Humanos de El Salvador, manifestó que hay un escenario social descrito en el informe, de problemas de derechos humanos, que no coincide con el discurso oficial, pues en la realidad enfrentamos inclusive procesos de involución o regresividad en materia de derechos humanos.

Karla Campos, del Grupo de Ayuda Mutua de Guatemala -GAM-, dijo a los medios de comunicación, que es preocupante que no hay avances sustanciales en el respeto a los derechos humanos en toda la región. Señaló que la exclusión y la carencia de diálogo hacen permanentes los conflictos entre gobierno y sectores sociales, además, advierte al resto de países centroamericanos de cuidar sus instituciones para no convertirse en un narco-Estado, situación que vive Guatemala.

Por su parte, Erick Umaña, pastor de la Iglesia Luterana de Costa Rica, denunció que su país se ha convertido, al igual que todo el istmo centroamericano, en un lugar violento.

En este mar de situaciones de conflicto que se desarrollan en la región centroamericana, los y las representantes del Equipo Regional hicieron un llamado para unir esfuerzos y construir un sistema que respete los derechos humanos como base para una sociedad justa entre sus habitantes.

El Equipo Regional de Monitoreo y Análisis de Derechos Humanos en Centroamérica está conformado por el Grupo de Ayuda Mutua (GAM), el Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (CODEH); la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), la Iglesia Luterana Costarricense (ILCO), el Comité de Familiares de Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos “Marianella García Villas” (CODEFAM), la Comisión Nacional de Derechos Humanos en Panamá (CONADEHUPA), la Federación Luterana Mundial (FLM), el Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH) y la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES).

Fespad

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *