FESPAD celebra la libertad de Yessenia Velásquez Bonilla

El Tribunal de Sentencia de La Unión absolvió este jueves 3 de octubre de 2019 a Yessenia Velásquez Bonilla,  una joven criminalizada tras sufrir un parto extrahospitalario en noviembre del 2018. La Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho -FESPAD- acompañó el caso, que luego de un proceso revictimizante, con dilaciones y lleno de irregularidades que atentan contra el debido proceso, obtuvo un resultado positivo, al determinarse que no existían siquiera indicios de una acción dolosa por parte de la joven en contra de su recién nacido hijo.

Yessenia a la salida de la vista pública el 03 de octubre de 2019. | Foto: FESPAD.

FESPAD considera satisfactorio el resultado de la vista pública, pues es acorde al marco del Estado constitucional y democrático de derecho, sin embargo, el Coordinador del Programa de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de FESPAD, Omar Flores lamentó las irregularidades detectadas.

«La Fiscalía General de la República inició un proceso, a pesar de no contar con los elementos de prueba suficientes que indicaran la culpabilidad de Yessenia; además, incorporó prueba ilícita al proceso, orientada a incriminarla, sin observar el derecho de defensa, la integridad física, moral y el debido proceso», explicó Flores.

El Salvador es uno de los pocos países que tienen penalizado el aborto de manera absoluta. Pese a los llamados de organismos internacionales de derechos humanos, la ley penal no se ha reformado; la misma, establece  exageradas penas de cárcel para mujeres, las cuales oscilan entre los 30 y 50 años de prisión. Sumado a lo anterior, en este tipo de casos, se registran vicios procesales orientados a afectar a las mujeres transgrediendo sus derechos humanos, fundamentales, principios y garantías constitucionales.

Yessenia Velásquez contaba con 19 años cuando fue detenida y acusada injustamente de homicidio agravado.  La joven residía en una comunidad rural del departamento de Santa Ana, siendo madre soltera de dos hijos. Como muchas mujeres, Velásquez no tenía acceso a un trabajo que garantizara una fuente de ingresos sostenible, pues apenas logró cursar octavo grado.

FESPAD advierte del actuar obstinado de la FGR contra mujeres de bajos recursos económicos y con poco acceso a la educación, como el caso de Yessenia y llama a cesar la actitud hostil en contra de estas mujeres que han sido víctimas de partos extrahospitalarios o complicaciones obstétricas; motivándola a la búsqueda de la verdad mediante la garantía del debido proceso, en este tipo de casos.

 

Comunicaciones

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *