Hay deudas pendientes en este gobierno

Reflexiones sobre los derechos laborales en El Salvador durante el primer año del gobierno de Funes

Hace un año que Mauricio Funes asumió el poder y con motivo de tan importante fecha, La Mesa Permanente por la Justicia Laboral realizó un foro para reflexionar sobre los cambios prometidos y esperados de este nuevo gobierno.

Por años, los movimientos sociales en el país han luchado por obtener el respeto a sus derechos laborales, los cuales han sido silenciados y marginados por la clase empresarial y patronal del país.

Este uno de junio se cumple un año de la toma de posesión del llamado “primer gobierno de izquierda” tras las históricas elecciones del 15 de marzo de 2009 y las valoraciones no son tan optimistas como muchos esperaban y La Mesa Permanente por la Justicia Laboral y FESPAD organizaron el foro: “Evaluación del 1er. Año de gobierno del presidente Mauricio Funes en materia de garantía y respeto a los derechos laborales”.

Para Óscar Ávalos, miembro de La Mesa Permanente por la Justicia Laboral, este gobierno tiene una deuda importante con la clase trabajadora, pues considera que no hay avances sustanciales en el respeto a los derechos laborales en El Salvador.

Nuestro compañero Saúl Baños, coordinador del programa de Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales de FESPAD, aseguró, a los medios de comunicación presentes en el evento, que el Mandatario tiene varios puntos pendientes en su gestión, uno de ellos es el salario mínimo.

“Las violaciones a los derechos laborales persisten y las autoridades del ministerio de Trabajo no hacen lo suficiente por castigar los atropellos en empresas privadas ni públicas” denunció Herman Osorio, miembro de la MPJL.

Hasta el momento, el clima que predomina es el incumplimiento de la ley laboral y las violaciones a los derechos, todo esto se ha originado por la falta de voluntad política en el Gobierno y la impunidad que los empresarios gozan para cometer los abusos en sus empresas y es ahí que La Mesa pide al Ejecutivo un cambio de inmediato.

Los miembros de La Mesa, presentes en la conferencia de prensa realizada antes del evento, reconocieron que con este gobierno hay puntos positivos que no se habían logrado con las anteriores gestiones, como la apertura de las instituciones y sus autoridades con los movimientos sociales y los nuevos espacios que se están creando para el diálogo; pero sentenciaron que, ya es tiempo de realizar cambios estructurales y sustanciales en nuestro país, sobretodo para garantizar los derechos de la clase trabajadora.

Fespad

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *