"Nuestra lucha es por la dignidad de las personas"

Organizaciones demandan justicia en caso Romero y Mozote

Categoria:
11 diciembre, 2012

Estado ha incumplido sentencias del Sistema Interamericano

La Concertación Monseñor Romero y Tutela Legal del Arzobispado de San Salvador desarrollaron este 11 de diciembre, un desayuno informativo para demandar justicia en los casos de la Masacre El Mozote y el Magnicidio de Mons. Oscar Arnulfo Romero.

En la conferencia, se denunció al Estado salvadoreño por la denegación de justicia y fomentar la impunidad en el país ante las graves violaciones a los derechos humanos que se han perpetrado desde los inicios del conflicto armado. Particularmente evidenciando enérgicamente que los tres órganos del Estado y el Ministerio Público no han cumplido de manera adecuada y total las recomendaciones de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) en relación al asesinato de Mons. Oscar Arnulfo Romero y a la Masacre El Mozote.

En el caso Romero, el 24 de marzo de 1980, agentes del gobierno salvadoreño, actuando como escuadrones de la muerte, asesinaron a Monseñor Oscar Arnulfo Romero, Arzobispo de San Salvador, mientras celebraba la Eucaristía, en el Hospital la Divina Providencia.

En el segundo caso, los días 11-13 de diciembre de 1981, el Batallón Atlacatl de la Fuerza Armada de El Salvador, con la participación de unidades de la Tercera Brigada de Infantería de San Miguel y del Centro de Instrucción de Comandos de San Francisco Gotera, masacró a más de 1000 campesinos en El Mozote, La Joya, Los Toriles, La Ranchería, Cerro Pando y Jocote Amarillo del departamento de Morazán. Esta “Masacre de El Mozote” ha sido considerada como la más grave violación a los derechos humanos durante la guerra, tanto por su número y condición de las víctimas, así como la atrocidad con que actuaron los autores materiales e intelectuales.

Se demandó además:

  • Adecuado y pleno cumplimiento de las tres recomendaciones de la CIDH por el asesinato de Monseñor Romero, y de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos por la Masacre de El Mozote y lugares aledaños.
  • No revictimizar a los ejecutados, sus familiares y todos los afectados por las graves violaciones a los derechos humanos que se han cometido en el país, al negar la verdad, justicia y reparación.
  • Poner fin a la impunidad que sigue enlutando y haciendo sufrir a los pobres, indefensos y excluidos en nuestra sociedad, comenzando por dejar sin efecto la Ley de Amnistía General de 1993 o adecuarla a la Convención Americana.
  • Asumir la tarea específica y común de todos los órganos de Estado y el Ministerio Público para cumplir con las responsabilidades emanadas de las resoluciones de los organismos internacionales de justicia.
  • Ser consecuente con el espíritu y letra de los Acuerdos de Paz, a la luz de la vida, sangre y muerte de las víctimas de los atropellos a los derechos humanos, así como del derecho nacional e internacional.
  • Diálogo y consenso permanente con las víctimas, sus representantes y las organizaciones de la sociedad civil comprometidas en que el Estado cumpla las resoluciones de los organismos internacionales de justicia.
  • Establecer conjuntamente, Estado, víctimas, representantes y organizaciones, los mecanismos de diálogo, consenso y verificación de los procesos de cumplimiento de verdad, justicia y reparación, según los casos.
  • Promover sinceramente el respeto, la dignificación y la memoria histórica de las víctimas de las graves violaciones a los derechos humanos, alejados de la mención y uso coyuntural, oportunista y demagógico.
  • Particularmente urgimos al Fiscal General de la República para que actúe ex officio para investigar, juzgar y sancionar a los responsables y cómplices por el crimen contra Mons. Romero y la Masacre de El Mozote y lugares circunvecinos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on reddit

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 1 =