Posición pública ante aumento al salario mínimo de la mesa permanente por la Justicia Laboral

La Mesa Permanente por la Justicia Laboral –MPJL-; colectivo de organizaciones que aglutina a sindicatos de los sectores público,  privado,  municipal e independiente;  ante las instituciones y organizaciones que velan por el respeto de los Derechos Humanos, trabajadoras de todos los sectores y pueblo en general, en el marco la aprobación del aumento al salario mínimo:

MESA-PERMANENETE-2CONSIDERANDO: Que la noche del pasado 1 de junio de 2016, los sectores patronal y laboral del Consejo Nacional del Salario Mínimo emitieron acuerdo mediante el cual aprobaron un aumento al salario mínimo gradual para tres años del 13.5% para comercio y servicios y del 15% para los otros subsectores.

Que dicho aumento gradual constituye una ofensa para la clase trabajadora salvadoreña y contradice lo establecido en el artículo 38 de la Constitución de la República, según el cual el salario mínimo debe responder al “costo de la vida” y debe ser suficiente para “satisfacer las necesidades normales del hogar del trabajador en el orden material, moral y cultural”;

  • Que el aumento aprobado no tiene sustento a la luz de lo planteado en los artículos 38 de la Constitución de la República, y 144 y 146 del Código de Trabajo pues el costo de la vida y la satisfacción de las necesidades del hogar del trabajador y la trabajadora están muy por encima del monto aprobado; de tal forma que quienes apoyaron tal acuerdo han incurrido en el delito de “actos arbitrarios”, tipificado y sancionado en el artículo 320 del Código Penal, el cual tiene una pena de prisión entre 2 y 4 años.
  • Que los representantes del sector laboral se inclinaron por la propuesta presentada por la representación de la empresa privada y no por la del gobierno, según la cual, se hubiera aumentando el salario en un 19% en los subsectores comercio y servicios, 21% en industria, 42% en maquila y 112% en el campo, con lo cual, de manera inmediata se tendría un salario de $300 para trabajadores/as del área urbana y $250 para los del área rural, situación que resultaba más beneficiosa para la clase trabajadora.

POR LO ANTERIOR, EXPRESAMOS:

NUESTRO RECHAZO

Al miserable aumento aprobado por los representantes del sector laboral y de la empresa privada ante el Consejo Nacional del Salario Mínimo ;

            NUESTRA ENÉRGICA CONDENA

A la actitud de los representantes del sector laboral en el Consejo Nacional del Salario Mínimo por traicionar los intereses de la clase trabajadora;

            NUESTRA PETICIÓN A:

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén: que en los términos del artículo 147 del Código de Trabajo, rechace el acuerdo de amento aprobado y lo devuelva al Consejo Nacional de Salario Mínimo para que apruebe uno mayor, acorde a lo establecido en la Constitución de la República.

A las organizaciones sindicales del país: a que emprendamos todas las acciones que sean posibles para lograr un aumento al salario mínimo que sea digno a las necesidades de todo hombre y mujer trabajadora.

            A la Ministra de Trabajo y Previsión Social: a que inicie una eficiente evaluación de la legalidad de la normativa en que se fundamenta la elección de los representantes del sector laboral en el Consejo Nacional del Salario Mínimo; y que se revise el procedimiento que se sigue para elegirlos.

            ADVERTIMOS

            A los integrantes del Consejo Nacional del Salario Mínimo: que de no aprobarse un aumento apegado a lo que dicta la Constitución de la República, acudiremos a las instancias pertinentes para revertir la medida y que respondan directamente por sus actos.

 

                                                                                                                                        San Salvador,  7 de  junio  de 2016.

Fespad

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *