Sin derecho a la comunicación, no hay democracia

El Foro: Medios, democracia y derechos humanos en El Salvador, y la distribución del libro “Comunicación, información y poder en El Salvador. Claves para la democratización”, es un esfuerzo importante para impulsar, aún más, la democratización de las comunicaciones, reivindicando así el Derecho a la Comunicación en El Salvador. Derecho que contempla la libertad de expresión, el acceso a la información y también, el derecho que tiene la ciudadanía y organizaciones sociales a contar con sus propios medios de comunicación.

Jessica Guzmán, Diario digital VOCES (www.voces.org.sv)

Es de suma importancia señalar que en El Salvador, el derecho humano a la comunicación se estrella con un marco jurídico político insuficiente que camina en sentido contrario a la tendencia democrática que se experimenta en países de nuestro continente como Argentina, Ecuador, Venezuela, Bolivia y Uruguay. La causa fundamental de este atraso siempre ha sido el secuestro de la palabra, el sonido y la imagen que ha prevalecido invariablemente a lo largo de la historia nacional y que ha permitido que pequeños grupos con un gran poder político y económico, exploten comercialmente todos o la mayoría de los medios y recursos que hacen posible la comunicación social y vayan así fortaleciendo los oligopolios mediáticos.

El estudio que está recogido en el libro desarrolla seis temas claves divididos en dos partes: Una primera parte, la conforma el análisis de la relación existente entre los medios de comunicación y el poder político y económico, lo que pone en el banquillo la calidad de la democracia en El Salvador y dilucidar la importancia de contar con un sistema de medios de comunicación plural, accesible e incluyente. Esta parte dibuja cómo se ha venido configurando el actual mapa de medios y genera evidencias para comprender por qué los vínculos entre dueños de medios de comunicación y políticos o funcionarios públicos, afecta la salud de la democracia.

La segunda parte del libro analiza la incidencia del discurso mediático en la construcción de imaginarios colectivos sobre la identidad cultural, la promoción de una cultura de paz y el abordaje que hacen los medios de comunicación digitales e impresos de mayor circulación sobre la problemática de género en El Salvador.

Este esfuerzo, que pretende sumar a que las organizaciones de la sociedad civil abracen dentro de su agenda de lucha la bandera por la democratización de las comunicaciones, reivindicando así el Derecho a la Comunicación, está complementado con el documento de trabajo “Propuestas para una Política Nacional de Comunicación en El Salvador”, que será entregado al gobierno del Presidente Mauricio Funes y los candidatos a las elecciones presidenciales 2014-2019, buscando así se formule en el corto plazo una Política Nacional de Comunicación, que tome en cuenta la defensa y protección de la libertad de expresión, el funcionamiento de forma equitativa de los tres sectores de la comunicación: público, comercial y comunitario, y reivindiquemos como Estado el derecho a la comunicación que debe gozar la población salvadoreña.

Cabe señalar, que este trabajo y su resultado forman parte de la labor que hemos venido desarrollando desde hace varios años la Fundación de la Comunicación para el Desarrollo (Comunicándonos), la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD) y los treinta años de lucha que ha desarrollado el movimiento de la radiodifusión comunitaria representado por la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC). También, este resultado solamente ha sido posible gracias al invaluable apoyo financiero y solidario que hemos recibido de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), que ha sido canalizada por la Asociación de Emisoras Municipales y Comunitarias de Andalucía de Radio y Televisión (EMARTV) de España.

Fespad

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *